Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Resistencias de puesta a tierra

Las resistencias de neutro-puesta a tierra (NERs) se utilizan para conectar a tierra el punto neutro de una red de voltaje medio. Las resistencias limitan la corriente de fallo en caso de un cortocircuito fase-tierra por lo que los NER limitan el daño, resultando en tiempos de parada cada vez más cortos.

Las principales ventajas de los NER sobre los métodos de conexión a tierra alternativos son su capacidad para limitar las corrientes de falla, la detección de fallos de forma sencilla y la certeza de que no se producirán sobretensiones.

Los NER se seleccionan en base a los niveles de tensión, la corriente de fallo y la duración de la corriente de fallo. Normalmente la elección de basa en la energía [E] medida en Joules que puede ser absorbida por los elementos activos sin exceder su temperatura máxima, siendo ésta integrada en el tiempo, con tiempos de fallo que generalmente oscilan entre los 10 y 30 segundos. La potencia variará ligeramente en función del coeficiente de temperatura de las resistencias, por lo que al inicio del fallo la corriente será mayor debido al menor valor óhmico de la resistencia, disminuyendo la corriente de fallo a medida que los elementos adquieren temperatura.